Para clasificar los vehículos según lo que contaminan, la DGT puso en marcha en 2016 un sistema para catalogarlos, a través de unas pegatinas que certifican el nivel de emisiones y el Ayuntamiento de Madrid planea limitar la circulación a los vehículos sin pegatina ambiental, con el fin de reducir los niveles de contaminación.

Esto significa que los coches que no tengan esta pegatina no podrán circular cuando se active el protocolo y los que la tengan sí, porque son los menos contaminantes.

La clasificación de los vehículos mediante estos cuatro distintivos ambientales tiene como objetivo categorizar a los vehículos más respetuosos con el medio ambiente.

No es obligatorio llevar el distintivo ambiental, pero si te ha llegado la etiqueta a casa es recomendable que la pegues en el ángulo inferior derecho del parabrisas delantero, para facilitar la identificación de los vehículos menos contaminantes.

La DGT envió 4,5 millones de etiquetas a propietarios de vehículos. Si no recibiste la tuya o la desechaste, tranquilo, puedes consultar las oficinas de Correos en las que se puede adquirir y solicitarla presentando el permiso de circulación y abonando 5 euros.

Menú de cierre